Peeling Químico

Procedimiento que permite mejorar la textura de la piel. Se aplica generalmente en el rostro como un tratamiento para rejuvenecer, específicamente para tratar arrugas, pigmentación dispareja y otras condiciones de la piel como el acné.

¿En qué consiste?

En el peeling químico se utilizan distintos tipos de ácidos, como el salicílico, mandélico, cítrico, kójico, retinoico y glicólico. Estos generan quemaduras químicas en la piel, lo que produce que se caigan las células y se empiece a regenerar el tejido. Generalmente este tipo de peeling es superficial y, aunque se hable de quemaduras, estas no generan un daño, sino un estímulo. Cuando a la piel le sacas el techo, las células madres se dan cuenta de que están abajo y empiezan a trabajar a full para reparar el techo que les removieron, se puede realizar en cara, cuello, escote y manos.

¿Cuáles son sus resultados?

  1. Minimiza arrugas finas y poros dilatados
  2. Ayuda a disminuir y atenuar manchas.
  3. Mejora las secuelas del acné, las imperfecciones y las manchas.
  4. Produce la renovación de la piel promoviendo el recambio celular y la eliminación de escamas y células muertas.
  5. La epidermis queda más permeable a todo procedimiento que se realice a continuación.

¿Cuántas sesiones se deben realizar para ver los resultados?

Siempre es necesario una evaluación previa con el profesional para determinar cuál es el número de sesiones y que resultados quiere ver el paciente con este tratamiento. Las sesiones se van alternando de 10 a 15 días con una sesión podemos ver resultados de luminosidad, tersura en la piel.

Luego de los peeling

Es necesario realizar una buena hidratación para reponer el manto protector hidrolipídico y colocar protección solar alta, mínimo 50+ y no exponerse al sol al menos unas 72 horas. Así se evitará el daño de la piel por acción de los rayos ultravioletas.