Piel de Naranja:

La famosa piel de naranja no es más que tejido graso subcutáneo que se ha acumulado hasta el punto de presionar y sobresalir entre las fibras de tejido conectivo, formando una red a modo de pequeños bultos, similar a la piel de la naranja. Este término es diferente al de celulitis, que se refiere a una infección de la capa subdérmica, aunque a menudo se suelen utilizar como sinónimos.

La aparición de piel de naranja va a depender de varios factores:

Genética: Si tus predecesores son propensos a acumular grasa en cierta zona del cuerpo y su tejido conjuntivo no es robusto, los genes que hacen referencia a estos caracteres puede que pasen a ti y por eso seas más propensa/o a acumular grasa.

Género: Las mujeres tienen más tendencia a tener piel de naranja por dos razones: acumulan más grasa en ciertas zonas corporales debido a su sistema hormonal y su red de tejido conjuntivo es más débil que la del hombre, con lo que la piel de naranja se forma fácilmente.

Edad: Comienza a aparecer o a formarse después de la primera juventud, aunque se hace visible después de la adolescencia que es cuando se ralentiza el metabolismo y la vida se hace más sedentaria.

En Vitabella, contamos con toda la aparatología necesaria para tratar los diferentes grados de la celulitis
Clasificación de la Celulitis

  • Grado 1: No presenta signos visibles, solo sensación de piernas cansadas.
  • Grado 2: La piel es lisa y uniforme con el paciente de pie o acostado. La “piel de naranja” se evidencia al pellizcar la piel o la contracción muscular.
  • Grado 3: Las irregularidades son visibles sin ninguna maniobra.
  • Grado 4: Se observan las características del grado anterior, más elevaciones y depresiones con aspecto nodular.